← Volver

Malvinas en primera persona: “Lo más cercano al infierno es la guerra”

martes 2 de abril del 2019

Así lo expresó el ex combatiente Francisco Marcovich en diálogo con De Brown. Oriundo de Burzaco, a los 18 años fue enviado a la isla para defender a su patria. Conocé su historia.

El número DNI y un sorteo definía si ese año tocaba o no realizar el servicio militar obligatorio. Desagraciadamente para el browniano Francisco Marcovich, de 18 años, su turno le llegó el 18 de febrero de 1982. Dos meses después sería enviado a la batalla de Malvinas.

“Cuando nosotros nos enteramos que íbamos, no era ir a la guerra. Nos habían dicho que íbamos relevar a los que habían ya recuperado las islas. Íbamos por 20 días”, contó Marcovich en diálogo con www.deBrown.com.ar sobre esta experiencia que se extendió a tres meses y con resultados escalofriantes.

Cuando su familia se enteró, su madre trató de impedir que se marchara. Tal vez su instinto maternal le anticipó el trágico futuro: una batalla con un saldo de 649 argentinos muertos y más de mil heridos.

"Me acuerdo que le agarraba el brazo a mi papá y lo zamarreaba. Decía: 'Hacé que no sé vaya. Lo llevamos a la casa de mi mamá o mi hermana’. Yo le respondí: ‘Pará mamá ¿Qué querés que sea desertor?, ¿Qué ensucie el apellido?”, relató el browniano oriundo de Burzaco.

 

Viaje

El ex combatiente llegó a la isla el 10 de abril. Le había tocado formar parte del Ejército. Sin embargo, recién el 1° de mayo, día en el que los ingleses atacaron el puerto argentino, se les revelaría lo que sería el aterrador escenario de aquella guerra.

“Sentí miedo todo el tiempo. Cuando llegó el primer bombardeo, me sorprendió”, relató. Y confesó: “Fue como ver una película en una pantalla gigante. Ahí empezamos a tomar un poco de conciencia de lo que estaba pasando”.

A partir de ese momento, los ataques no cesaron. “Era el hostigamiento que te hacían los ingleses para no dejarte descansar hasta que después empezaron los intentos de desembarque en los distintos lugares”, explicó.

 

Día a día

Los soldados se dedicaban durante el día minar los campos. Durante la noche, con el ruido de las bombas de fondo, debían intentar concebir el sueño. Cuando llegaba el amanecer, sabía que era le momento en que los trasladarían a otro lado.

La falta de armamento y comida, junto con las bajas temperaturas y la carencia de afectos familiares fue un combo “desgastante” para estos jóvenes. “Tanto el frío como el hambre duelen y hace que un minuto parezca una hora, y que una hora parezca un día”, confesó el browniano.

 

Final

Los últimos tres días fueron los peores ya que debieron salir al campo de batalla a luchar. Según detallaron, por cada soldado argentino, descendían diez ingleses de los barcos. “Lo más cercano al infierno es una guerra y nosotros lo vivimos”, resaltó.

El 14 de junio de ese mismo año ambos países declararon el “cese de hostilidades”.  Marcovich pudo volver finalmente a su país. Tras permanecer dos meses más en el cuartel, lo dejaron en libertad. Se tomó el 160 rumbo a su hogar y se reencontró con su familia después de haber vivido la peor experiencia.

“Si bien veníamos con la cabeza gacha y nos habían dicho que la gente estaba enojada con nosotros porque habíamos traído la derrota. Fue lindo volver y poder abrazar a mi familia”, expresó. En medio del camino a su hogar, se sorprendió del afecto que muchos vecinos le trasmitieron.

Reconocimiento

Marcovich fue reconocido por la Comuna. Junto con sus compañeros de guerra, fue declarado ciudadano ilustre. La ordenanza fue presentada por el entonces concejal Mario Fuentes.

Asimismo, años más tarde, el veterano pudo retornar a Malvinas en 2017. Fue a partir de un programa que impulsa el municipio de Almirante Brown. "No siento que haya cerrado ninguna herida, pero está bueno volver y presentar nuestro respeto al cementerio de Darwin, a nuestros héroes, a los que quedaron haya cuidando las islas", contó sobre esta experiencia.

Nuevo aniversario

Hoy, a 37 años de dicho episodio, el veterano brinda charlas en las escuelas contado su experiencia. El objetivo es mantener viva la historia que marcó a fuego al país. El browniano se manifiesta en contra del servicio militar obligatorio y alienta a los jóvenes a que estudien, se preparen y sigan sus sueños.

Asimismo, espera que algún día la Argentina recupere la soberanía sobre las islas Malvinas. Eso sí, clara que "siempre a través de la vía diplomática".

“Nosotros no reivindicamos la guerra para nada. Yo creo que fue el peor error del ser humano. Siempre es para beneficio de unos pocos, por intereses económicos, y los que sufrimos somos muchos. Pero es un capitulo que los más jóvenes deben conocer”, concluyó.

 

Notas relacionadas

Los Reyes del Falsete, la banda que arrancó como broma   

Dozer, el joven que pasó de rapear en el tren a ser campeón nacional

Orgullosos de ser Noticias de Brown

Noticias de Brown, 6 años informando

X