Sáb, 26/11/2022 |
AÑO 9 - EDICIÓN Nº 1426
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors
SOCIEDAD
domingo 20 de abril de 2014

Tiempo de reflexión, reconciliación y un símbolo del paso a una nueva vida


Domingo de Pascua. Se conmemora la fiesta más importante del cristianismo, en la cual se recuerda la resurrección de Jesús tras su muerte en la cruz. En Almirante Brown, los fieles participarán de las diversas ceremonias que se realizarán en los templos religiosos para revivir este episodio, que tiene su raíz en la Pascua Judía.

pascua

La comunidad cristiana revive hoy el domingo de Pascua, la fiesta más importante para este grupo religioso en la cual celebra el “paso” de la muerte a la vida de Jesús. En esta fecha, se llama al reencuentro, la esperanza y la unión de las familias, se recuerda la resurrección de Cristo, que murió en la cruz para salvar al mundo de sus pecados.

Con el eje puesto en el perdón y el comienzo de una nueva vida, los fieles católicos, evangélicos y demás ramas del cristianismo participarán de misas y ceremonia que revivirán el pasaje relatado en los Santos Evangelios, en el que el hijo de Dios resucita a los tres días de morir crucificado.

Si bien por estos días se mantienen muchas tradiciones que simbolizan aspectos de lo ocurrido a partir del Domingo de Ramos y en el transcurso de la Semana Santa, particularmente al momento de elegir las comidas para esta época, hay otras tantas que fueron mutando con el tiempo y mezclándose también con aspectos comerciales. Sin embargo, la historia y los significados son muchos.

El "Domingo de Pascua" -que remite a la resurrección- es una fiesta móvil, ya que es independiente del calendario civil y por lo tanto la fecha de su celebración cada año varía en su fecha. En sus orígenes, está relacionado con el “Pesaj”, la festividad judía que recuerda la salida del pueblo hebreo de Egipto, hecho que narra el libro del Éxodo y que se considera como el nacimiento de ese pueblo.

Según las Sagradas Escrituras, Jesús de Nazareth ofreció un nuevo  significado a la cena de Pascuas cuando en presencia de sus discípulos -en el encuentro que se conoce como “la Última Cena”- identificó el pan con su cuerpo antes de ser sacrificado, y al vino como la sangre, que luego derramaría. Tras el gesto del “Lavatorio de pies”, que hoy se sigue repitiendo en cada una de las misas que se celebran ese día, adelantó también que uno de ellos (Judas) lo entregaría, y que otro (Pedro) lo negaría tres veces.

Al día siguiente, después de que saliera de Jerusalén acompañado por los once de los apóstoles y tras la oración en el "Huerto de los Olivos", se iniciaron los episodios de la Pasión, en los que se cuenta el camino transitado desde que lo arrestaron y lo juzgaron, hasta el momento en que Poncio Pilatos lo sentenció al flagelo y a la muerte en cruz.

El momento de mayor importancia para la vida de los creyentes se produce tres días después, cuando -de acuerdo a los escritos del Nuevo Testamento- un grupo de mujeres va a rezar al sepulcro y encuentra la tumba vacía. Con esto, “Dios ha dado a los cristianos un nuevo nacimiento a una esperanza viva por la resurrección de Jesucristo de entre los muertos”.

En sí, la muerte y resurrección de Jesús son la base de la “doctrina de la salvación”, que establece el modo en que estos sucesos llevaron a la redención de la humanidad y permitieron que luego de su propia muerte cada persona pueda gozar de la vida eterna.

 

 

 

 

 

 

ÚLTIMAS NOTAS
Compartir nota
menuarrow-left
error: El contenido esta protegido
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram