← Volver

Una artista browniana construye un gliptodonte

Compartir en:

martes 4 de febrero del 2020

Se trata de María Isabel García, vecina de Longchamps. Lo realiza en la ciudad Arenas Verdes, en agradecimiento a los momentos inolvidables que le brindó dicho lugar.

Desde hace 14 años veranea en Arenas Verdes y se transformó en su lugar en el mundo. Es por eso que decidió regalarles un gliptodonte a escala real, un animal que está extinto hace más de 10 mil años.

"Es un lugar bellísimo, la gente es espectacular. Viví muchas cosas lindas y en agradecimiento a tantos momentos hermosos, decidí donar mis esculturas y que una de ellas permanezca, que no se las lleve el agua”, explicó en diálogo con www.deBrown.com.ar la artista browniana María Isabel García.

¿Cómo surgió la idea?

Hace más de una década que la familia disfruta de estas playas bonaerenses, situadas en el partido de Lobería. María -quien es vecina de Longchamps- destaca los momentos de plena felicidad que vivieron en cada temporada.

Es que allí lograron forjar amistades, conocieron cada rincón de la ciudad y atesoraron los más íntimos recuerdos durante los días de vacaciones.

“El año pasado el mar se retrajo mucho. Fue un fenómeno propio de ese momento y dejó al descubierto una coraza de gliptodonte que estaba en el agua. Maravillados con todo esto, uno de los guardavidas me propuso que haga uno en arena”, contó.

Con este hallazgo, el lugar se revolucionó. Así nació la idea de crear la escultura de este mamífero a escala real. Pero ahora sería de cemento, un material que le permitiera mantenerse en el tiempo.

“Mario, el guardavidas, se encargó de gestionar la idea y yo de hacer la donación a Aguas Verdes. Él habló con la gente de la junta vecinal para definir dónde hacerlo", señaló.

 

¿Cómo son los trabajos?

La materialización de aquella idea comenzó hace un año. La primera etapa fue un trabajo en conjunto con el Museo de Lobería. Se basó en investigaciones y recopilación de información para no perder ningún detalle.

“Comencé a preparar las extremidades en casa. Con mi esposo armamos la coraza, todo en tamaño real. Fue la primera estatua que hacía, entonces lo trabajé como si fuera un bosquejo. Primero, con alambre dulce, después lo revestí con materiales. Una vez lista la forma, le coloqué dos capas de cemento con fibra”, detalló María.

Escala real

El gliptodonte en total mide 3.60 x 1.40 metros. La coraza solamente tiene un tamaño de 2 x 1.30. Se encuentra instalado en la tradicional plazoleta, ubicada en la entrada de Arenas Verdes. Es la primera replica de estas características en aquella región atlántica.

“Todas las piezas que hice en Longchamps las llevamos con mucho cuidado. Fue una locura transportarlas porque eran enormes”, admitió.

Se estima que en los próximos días estará totalmente terminada. Luego, en una segunda etapa, María realizará los trabajos de pintura en la obra.

 

Sobre María

Tiene 53 años, tres hijos y es profesora de Dibujo y Pintura. Su amor por este arte nació desde la niñez. Durante esa etapa, su madre pudo captar su pasión y la incentivo a que tome clases en el taller de una reconocida profesional local.

Ya en la adultez, su lugar de veraneo hizo que redescubriera una nueva faceta artística: las esculturas en arena. En cada temporada, turistas y lugareños esperan ansiosos su creación. Siguen cada paso del proceso y disfrutan la pieza final hasta que el mar se adueña de ella.

“Un año recuerdo que llegamos de noche a Arenas Verdes y notamos algo raro. Había pasado un tornado, estaba todo desolado, la playa destruida, un desastre todo. El mar estaba retraído, entonces me puse a dibujar en la playa. Después comencé a escarbar y darle forma. Así nacieron estas esculturas”, recordó.

 

Escribanía Herrero - Cultura
Notas relacionadas

Fito Páez brindará un show virtual a beneficio de Techo

La Biblioteca Esteban Adrogué cumple 102 años

Vacaciones de invierno: ¿Qué actividades hay para hacer en Brown?

Una compañía de Burzaco estrena su película circense

X
error: Atención: ¡El contenido está protegido!