← Volver

Adrogué: tiene 100 años, fue a votar y se llevó el aplauso de todos

Compartir en:

lunes 13 de septiembre del 2021

Nació en 1921 y hace más de 50 años vive en Almirante Brown. "Varios días antes me llamó preocupada para saber si mi papá la iba a llevar”, contó su nieta a De Brown.

Catalina Asad tiene 100 años y, como suele hacerlo en todas las elecciones, fue emitir su voto el domingo en las Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO). Lo hizo acompañada de su hijo, en el histórico ex Colegio Nacional de Adrogué, localidad de donde es vecina.

Desde siempre

La browniana vive aquí hace más de 50 años. Dueña de una vitalidad envidiable, asistió al establecimiento con todos los cuidados que la pandemia de Coronavirus requiere.

“Ella siempre va a votar, no se lo pierde por nada. Ya varios días antes me llamó preocupada para saber si mi papá la iba a llevar. Tiene sus ideas claras, no es que improvisa su decisión en la urna. Sabe a quién va dirigido su sufragio, a quién no y lo justifica”, confió su nieta Luciana Palermo, en diálogo con www.deBrown.com.ar.

Al salir del cuarto oscuro, Catalina se llevó el aplauso de quienes estaban en el lugar. Es que no es usual que una persona de su edad sea parte de una jornada electoral. "Ella es muy Mirtha Legrand. Siempre le gustó la atención del otro, las miradas”, reconoció entre risas.

Y agregó: “Ya planifica ir en noviembre también. Mi abuelo era igual. Por ejemplo, iba a las marchas para pedir aumento a los jubilados, prendías la tele y lo veías en los noticieros con pancartas”.

¿Quién es Catalina?

Nació en Santa Fe, el 3 de julio de 1921, durante la presidencia de Hipólito Yrigoyen. “Mi abuelo era rosarino y ella de Armstrong, pero desde los 13 años vive en Rosario. Eran 10 hermanos. Sus papás eran palestinos, los dos nacidos en Belén y se conocieron en Argentina. Su marido, era hijo de sicilianos. Una mezcla bárbara”, aseguró.

A sus 30 años, Catalina y su esposo decidieron cambiar de rumbo y emigraron de su provincia natal. Se instalaron en Adrogué con su hijo aún bebé. “Siempre fue muy de ir para adelante. Era comerciante. Mi papá tuvo la idea, a los 13 años, de poner un kiosco en la casa y ella atendía. Antes de eso vendía ropa y ya de más grande joyas a las enfermeras del Lucio Meléndez y a las profesoras del Nacional”, relató.

La jubilada tiene dos hijos de 72 y 61 años, seis nietos y cinco bisnietos. “Su marido murió en junio del 2002, tenía 80 años”, recordó Luciana a este medio.  

¿Cómo se encuentra hoy?

Es asistida a diario y acompañada por su familia. Ya cuenta con las dos dosis de la vacuna contra el Covid y afortunadamente no transitó la enfermedad.

“Ella está bárbara, salvo por el andador. Se cayó en 2008 volviendo de comprar joyas de Capital, tenía 88 años. Se sacó la rótula de lugar. La operaron mal y quedó con secuelas”, contó.

Asimismo, precisó su nieta: “Está muy lucida, siempre nos hace acordar todo a nosotros. Además hace comidas árabes riquísimas. Amasa, prepara de todo, incluyendo platos típicos. Es más, es quien le cocina a la señora que la cuida”.

Notas relacionadas

Estación Mármol: el puesto de diarios que atesora 99 años de historia

¡Se agrandó la familia!: la casa de los transformers sumó un nuevo robot

El vecino de Mármol que es fanático de Freddie Mercury

¡Llegó Halloween!: un cosplayer de Mármol aterroriza con sus disfraces

X
error: Atención: ¡El contenido está protegido!