← Volver

Ignacio Bogino, el jugador de Brown que dibuja y escribe un libro

viernes 27 de septiembre del 2019

El defensor rompe con el estereotipo de un futbolista convencional. En su tiempo libre, pinta y se prepara para publicar su propia obra literaria el próximo año. “Después del fútbol me veo del lado de la expresión artística”, admitió a De Brown. Conocé su historia.

Es capitán, referente y titular indiscutido en Brown de Adrogué. Sin embargo, además es uno de los personajes que más se destaca fuera de las canchas. Es que Ignacio Bogino tiene otras grandes pasiones muy alejadas de la pelota: pintar y escribir.

En una entrevista exclusiva con Noticias de Brown, el defensor abrió las puertas de su casa y dejó a la vista el material que construyó con sus propias manos. Una biblioteca con más de 100 títulos, dos guitarras y cuadros representativos decoran cada uno de los rincones de su departamento.

“El arte me surgió antes que el fútbol. Siempre necesite un lugar para canalizar. Este espacio es más personal y uno busca su identidad. Cualquier expresión artística está cargada de ideología y nadie la puede cambiar. Siento que es hacer algo por la vida”, explicó a www.deBrown.com.ar.

El inicio no fue para nada fácil. Inmerso en un sistema que los hace creer que deben ser parte, llegó a dejar de lado su otra vacación. Los libros en los vestuarios no eran comunes en sus comienzos. Pese a eso, “Nacho” peleó hasta entender que podía hacerlo.

“Me di cuenta que el fútbol es un trabajo. Si me contrata un equipo más chico o no jugar, ya no me importa con tal de mantenerme dentro de lo que me apasiona. Costó porque tenía miedo, pero me di cuenta que no estaba tan sólo”, sostuvo.

Sus dibujos y el libro

En sus tiempos libres, el defensor deja los botines y la pelota de lado y con un pincel transforma una hoja en blanco en una obra inigualable. “Me gusta la ilustración, no pintar sino dibujar. A diferencia del resto, esto es algo que hago cuando quiero y tengo ganas”, aseguró.

Y agregó: “Tengo algunos cuadros que los empecé hace un año y las voy terminando o arruinando de a poco. También puedo hacerlas en cuatro o cinco días, depende cómo me sienta”.

En cuanto a su próximo objetivo fuera del ambiente que rodea a Brown de Adrogué, Bogino sueña con publicar su propio libro. Todo comenzó después de un accidente familiar que lo llevó a buscar otra manera de expresión para entender las cosas. Su primera aparición fue en “Pelota de papel” con un cuento.

“En un momento encontré un modo de escritura personal y ahora la estoy corrigiendo. Me gustaría sacar algo el año que viene. Estoy muy contento, ojalá sea antes de que me retire del fútbol”, auguró.

El fútbol como arte y Brown de Adrogué

Pese a que parezca haber un abismo entre ambos caminos, Ignacio Bogino lo entiende de otra manera. “El arte es todo, hasta al fútbol lo veo así, porque disfrutas, te conmueve y te hace olvidar de todo. Es una forma de ver la vida más allá de una pintura”, remarcó a este medio.

El experimentado defensor comenzó en Rosario Central y pasó por Patronato, Arsenal y Temperley, pero le da un lugar privilegiado a su estadía en el “Tricolor”. “En Brown volví a disfrutar. Estoy en un club donde puedo valorizar lo lúdico, con profesionalismo y ambición. Me da espacio para poner mi cabeza en otra cosas”, indicó.

Por último, se refirió al tramo final de su interesante carrera. “Ahora quiero obtener sensaciones no cosas. Quiero crecer como persona, porque lo otro no me sirvió para nada. No separo al fútbol de las pinturas. No tengo miedo de perder. Juego porque me hace sentir bien”, concluyó.

Notas relacionadas

“Corazón de tapita”, un proyecto que promueve la inclusión

Una joven browniana transforma skates en arte

Es de Burzaco, tiene 11 años y con su voz conmovió a Susana Giménez

Mariana Casas, una de las primeras motociclistas trans del país

X