← Volver

La Marina Mercante Argentina realiza un reclamo urgente

Compartir en:

lunes 10 de enero del 2022

“No vamos a tener trabajo si la Argentina sigue siendo un país cuyo comercio exterior está en manos extranjeras”, sostuvo el secretario general del Centro de Patrones, capitán Julio González Insfrán. Solicitó medidas urgentes del gobierno ante la fuga de otro buque carguero a la bandera paraguaya.

Probablemente alcanzan los dedos de las manos para contar los países del mundo que exportan más de cien millones de toneladas anuales en volumen. Argentina es uno de ellos, y el caso es que alcanzan los dedos de una mano para contar, también la cantidad de buques de gran porte que cuenta para esa tarea. Esta demanda un tráfico de más de cuatro mil buques que entran y salen al año de los puertos de ultramar situados en el Paraná.

Esta exigua situación, que lleva más de dos décadas, se debe a “la falta de una política de Estado para cuidar las inversiones y el trabajo argentino en el sector naviero”. Así lo explicó el capitán fluvial Julio González Insfrán, secretario general del Centro de Patrones y Oficiales Fluviales, de Pesca y de Cabotaje Marítimo de la República Argentina.

Este fin de semana esta crisis alcanzó un punto que parece de no retorno. Fue cuando el portacontenedores Piray Guazú, uno de los pocos de sus características que navegaba bajo bandera argentina, decidió arriarla para pasarse al régimen legal, fiscal y laboral del Paraguay, cuyas cargas son tres veces menores.

Por esa razón el Centro de Patrones, que mantuvo parado al buque en el puerto de Corrientes en reclamo por la fuente de trabajo, realizó el lunes 3 una conferencia de prensa. Participaron también los dirigentes Jorge Badaró, de la Asociación Profesional de Capitanes y Baqueanos; Angel Raimundi, del Sindicato de Conductores Navales (SICONARA) y David Villalba, del Sindicato de Obreros Marítimos Unidos (SOMU).

Lo que le reclaman a las autoridades, señaló González Insfrán, es simple: “Tienen que sentarse, hacer los números y bajar los impuestos para evitar que sigan fugándose buques a las banderas de conveniencia y lograr que las empresas de capital nacional que hoy operan de ese modo ingresen al régimen legal, impositivo y laboral argentino”.

Los trabajadores, dice, no tienen más opción que reclamar por su fuente de trabajo, pero el hecho de no contar con una flota mercante de bandera representa un problema mucho mayor para todo el país: “Hoy el país pierde en divisas que se van al exterior en concepto de flete, los argentinos pierden trabajo en los barcos y en los astilleros, en los puertos y en las oficinas de las empresas”.

 

La historia de un reclamo urgente

“Pasó una campaña política con candidatos de todos los colores, y no escuchamos a ninguno hablar de la marina mercante argentina. Ahora tenemos que comernos el garrón de que un buque fabricación nacional, al que se le hizo hacer un convenio especial, se tuvo que ir a la bandera paraguaya porque no le dan los números, y sé que no es el primero ni va a ser el último”, alertó González Insfrán, ante el concurrido auditorio.

Los dirigentes sindicales aseguraron en la conferencia de prensa: “si no encontramos solución vamos a escalar en un conflicto mucho mayor, porque no tenemos otra salida”. Llegado el caso recurrirán a organizaciones mayores como la CGT y la CATT para hacer extensivo el reclamo y “parar el país” por recuperación de la marina mercante.

En 2017 la lucha del Centro de Patrones y otras agrupaciones sindicales del sector naviero se vio coronada con la sanción de una nueva legislación para el fomento de la marina mercante y la industria naval. Pero, las reformas necesarias al régimen fiscal –el punto fundamental, según González Insfrán– fueron vetadas por el Poder Ejecutivo: “Esa era una ley que beneficiaba a todo el país, no a un sindicato ni a un armador”.

Entre 2020 y 2021 hubo una serie de medidas oficiales auspiciosas para la recuperación del control en la Hidrovía Paraná-Paraguay, como la reserva de carga para buques de bandera, que de hecho beneficiaba a unidades como el Piray Guazú, Pero el régimen fiscal hasta ahora permanece intacto, haciendo que las asimetrías con las “banderas de conveniencia” tornen inviable el transporte de cargas bajo bandera argentina.

“Necesitamos cambiar este rumbo. La Argentina pierde miles de puestos de trabajo y miles de millones de dólares al año porque no tiene marina mercante, hemos perdido la principal herramienta del comercio exterior”, enfatizó.

Hoy, según detalló, la falta de buques es tal que muchos egresados de las escuelas de navegación –una actividad cuya tradición se remonta a la época de Manuel Belgrano, fundador de la Escuela Nacional de Náutica– ni siquiera cuentan con la posibilidad de realizar sus prácticas a bordo. Los mayores profesionales conocedores de zona prestan servicio en buques extranjeros.

Pero, aunque los más afectados sean los trabajadores del sector se trata de un problema de todo el país: “Esto no los resolvemos los dirigentes sindicales o algún armador de buena voluntad: acá hace falta política, y esto sólo pueden resolverlo los políticos. No vamos a tener trabajo si la Argentina sigue siendo un país cuyo comercio exterior está en manos extranjeras”, indicó.

 

“Herramientas políticas, sindicales y jurídicas”

González Insfrán destacó la participación de los demás sindicatos que lo acompañan en esta lucha. Al turno de las preguntas, dijo que cuenta con “herramientas políticas, sindicales y jurídicas” para enfrentar la situación detonada con el Piray Guazú, al que pararon en Corrientes con esperanza de evitar o demorar el cambio de bandera.

La principal herramienta jurídica que los habilita a accionar, es la igualdad de acceso fijada por el acuerdo internacional sobre la Hidrovía Paraná-Paraguay en 1992: “No existe esa igualdad de oportunidades, porque (los argentinos) pagamos el 35% de impuesto a las ganancias, 21% de IVA, 5% de Ingresos Brutos, impuestos al capital y al combustible mucho más caros que en otros sectores. En Paraguay sólo se paga 10% de impuesto a las ganancias, 10% de IVA y 10% de cargas sociales. La ley actualmente vigente dice que se debe dar cumplimiento a los acuerdos internacionales, y no se le está dando cumplimiento”.

El dirigente informó que actualmente trabajan en un proyecto de ley sobre el tema junto con sectores empresariales y profesionales. Pero, en el corto plazo “el gobierno puede modificar su actitud para dar la facilidad de que se cambie de bandera tan alegremente, tiene capacidad para dar soluciones en forma inmediata” mediante medidas tales como “un decreto del Presidente”, ya que “mientras tanto los barcos siguen cambiándose de bandera”.

Ciudad Política
Notas relacionadas

Contagiados de Covid y contactos estrechos: ¿Cuándo pueden volver al trabajo?

Don Orione: avanza la obra del Parque Municipal de ocho hectáreas

Brown: continúa el operativo para controlar las secuelas del temporal

Inauguraron un playón multideportivo en Longchamps

Ciudad Política
X
error: Atención: ¡El contenido está protegido!