← Volver

Rompiendo estereotipos: las brownianas que combaten las llamas

Compartir en:

lunes 8 de marzo del 2021

Laura Steinberg y Soledad Ybañez prestan servicio activo en los cuarteles de bomberos de Glew y Adrogué, respectivamente. Conocé sus emotivas historias.

*Laura Steinberg junto a sus compañeras

Con el paso del tiempo, la mujer ganó cada vez más espacios en aquellos trabajos tradicionalmente catalogados como “masculinos”.  Demostró así que tiene la misma capacidad que sus compañeros para destacarse en cualquier puesto de trabajo.

Un paso adelante

En Almirante Brown, las bomberas voluntarias se destacan por su valentía y compromiso social. Por ejemplo, el cuartel de Glew cuenta con ocho mujeres en servicio activo y Adrogué con un promedio de diez, incluyendo a las aspirantes.

En el Día Internacional de la Mujer, una de las historias que merecen ser contadas es la de Laura Steinberg de 42 años y vecina de Glew. Desde hace casi 16 años se desempeña en la sede de su localidad, hoy como sargento. También dirige la escuela de cadetes, el espacio que se encarga de capacitar a los nuevos cuadros.

“Entré por mi hermana. Ella fue bombera 15 años y por razones personales renunció. Ayudarla a sacar la bicicleta o abrirle la puerta cuando tocaba la sirena, me daba adrenalina y me gustaba. Fue ahí cuando tomé la decisión de ingresar”, expresó en diálogo con www.deBrown.com.ar .

Actualmente, Laura es la persona más antigua de su cuartel que aún cumple funciones. “Somos ocho chicas en total. Entre nosotras nos llevamos muy bien, no hay problemas y nos cuidamos mucho. Con los hombres es igual, no hay desigualdades, nos tratan como pares y hacemos los mismos trabajos. Somos todos uno”, admitió.

Y precisó: “Si hay un incendio lo apagamos, luego corremos escombros hacia afuera para verificar que no haya quedado ninguna braza que genere más fuego. Si hay un accidente y hay que rescatar a la víctima del interior del vehículo, actuamos y procedemos al realizar el protocolo habitual”.

Entre las millones de anécdotas que la browniana guarda, se destaca una guardia de 2012 en una fecha por demás especial: el Día de la Madre. “Me acuerdo que llaman por una mujer que estaba en trabajo de parto. Cuando llegamos al lugar ya había dado a luz, les hicimos los primeros auxilios a ambos y se los llevó al hospital Oñativia”, contó.

Laura, además de cumplir con su vocación de servicio, es mamá de tres varones, docente de primaria y trabaja en el Centro de Operaciones Municipal (COM). Se encarga de atender llamados y realizar los despachos a sectores como el 107, Bomberos, Defensa Civil o la Policía.

También en Adrogué

En el cuartel central de avenida San Martín 1107, encontramos a la sargento primero, Soledad Ybañez. Tiene 32 años, es vecina de la misma localidad y hace siete años forma parte de la institución.

“Siempre estuve interesada, desde chica, jugaba a eso. En mi familia nadie es bombero, tampoco hubo algún hecho puntual que me haya despertado el interés. Fue cerca de cumplir la mayoría de edad, por el año 2005, que dije en mi casa que quería formar parte. Me acompañaron a buscar la solicitud, pero todavía no había cupo femenino”, recordó a www.deBrown.com.ar .

Al enterarse de esa disposición, la por entonces adolescente decidió seguir con sus proyectos y estudiar el Profesorado de Arte. Sin embargo, promediando la carrera, le llegó la noticia que dos bomberas ya prestaban servicio. "Lo pensé, pero tomé la decisión de egresarme y luego ingresar”, admitió.

Hoy, el cuartel de Adrogué cuenta con un promedio de diez chicas, incluyendo a aquellas que forman parte del cuerpo de cadetes. “Con los hombres realizamos las mismas tareas. Acudimos a incendios, salvatajes de personas, animales y muchas otras funciones. También realizamos el cumplimiento en el edificio. Tenemos un orden y hay que mantenerlo, todos nos encargamos a eso”, detalló.

Y agregó: “no hay machismos en la institución, pero si un cuidado y protección hacia las mujeres por el trabajo que hacemos. En la convivencia y derechos somos iguales. Nosotras ascendemos a la par que los hombres, nos quedamos a dormir, salimos a cargo de los servicios. No hay distinción con ellos. Hacemos las cosas por igual y nos cuidamos entre todos”.

Soledad además de ser voluntaria, ejerce como profesora de arte en un colegio de Rafael Calzada y trabaja en la administración de Bomberos desde el 2016.

Notas relacionadas

Día del Vecino: las historias de tres de las brownianas más longevas

Bombero todoterreno: es voluntario en Glew y trabajaba en el cuartel de la Policía

¡Talento puro!: un residente del Cottolengo sorprende pintando con los pies

Tiktoker en Claypole: las cómicas discusiones con su jefe son furor

X
error: Atención: ¡El contenido está protegido!