← Volver

Tute, el recuerdo de Caloi y el humor hecho caricatura

Compartir en:

domingo 17 de febrero del 2013

Con anécdotas llenas de cariño y respeto, Juan Matías Loiseau recuerda a su papá y su infancia en José Mármol. El hijo del querido y recordado Calor, sigue con sello propio los pasos del artista que supo obtener sonrisas con personajes que han quedado en la memoria colectiva de todos los argentinos.

Tardes de sobremesa, caminatas en busca de una parrilla, noches de ajedrez y días de intercambio de garabatos son algunos de los tantos recuerdos de Juan Matías Loiseau, el hijo del querido y recordado Caloi, sobre su papá y su infancia en José Mármol.

Es humorista gráfico en La Nación, desde 2008 Tute publica su tira cómica “Batu” y también se anima al cine, la música y la literatura. Con más de 7 libros publicados, dos cortometrajes y la composición de canciones populares, Juan Matías sigue con su impronta los pasos artísticos de su padre y tiene una carrea en ascenso.

“Ser un artista popular no es fácil porque hay que conectarse con el pueblo, con la gente, con el sentir colectivo”, analizó Tute, al tiempo que reconoció: “Esa fue la gran virtud de mi viejo”.

En un repaso de sus primeros años de experiencia laboral en Almirante Brown, Tute recuerda su paso por la revista de medicina prepaga de Adrogué, su posterior participación en un concurso del diario La prensa, con que obtuvo la posibilidad de publicar sus trabajos en contratapa y su arribo en 1998 al medio gráfico donde hoy se desempeña.

Es que Almirante Brown estuvo íntimamente ligado a su vida y el desarrollo profesional de Carlos Loiseau hasta 1992. Vivió en Adrogué y concurrió al Colegio Nacional, del cual egresó en 1966. Ese año comenzó a colaborar con los principales medios gráficos del país (Revistas Tía Vicenta y Siete Días) como dibujante.

En 1967 se mudó a Burzaco; y en 1976 estableció su casa y su estudio en José Mármol, donde creaba bajo la mirada que le impartía Evita desde una foto. Fue allí donde elaboró las dos instancias principales de la vida de su personaje “Clemente”, las tiras del Mundial 78 y la aparición en TV del personaje en 1982.

Asimismo, formó parte de los planteles de básquet del Colegio Nacional y de los veteranos del Club El Fogón de José Mármol, forjando muchas amistades con vecinos del barrio.

Caloi publicó más de 40 libros, ganó decenas de premios, entre ellos el Martín Fierro con su mítico programa “Caloi en su tinta”, y brindó cientos de exposiciones y charlas en la Argentina y el extranjero.

Fue declarado ciudadano ilustre en Almirante Brown como un especial homenaje a este hombre que supo enriquecer su extenso patrimonio cultural. Fue así que en noviembre de 2006 se inauguró el monumento a “Clemente”, en la plazoleta ubicada en la intersección de las calles Mitre y Diagonal Brown de la ciudad de Adrogué.

La obra escultórica fue encargada a Fernando Rusquellas, quien fuera el realizador de los muñecos que dieron vida a los micro-programas de Clemente, este querido personaje de historieta que desde hace 40 años nos sabe hacer analizar la realidad pero siempre con una pizca de humor.

 

Escribanía Herrero - Cultura
Notas relacionadas

Dos brownianos fueron nominados a los Premios Gardel

Nació la hija de Paula Chávez y Pedro Alfonso: ¿Ya es socia del “Tricolor”?

A través de WhatsApp, vecinos escribieron un libro de poemas

Entretenimiento gratis y online: la agenda cultural de esta semana

X
error: Atención: ¡El contenido está protegido!