← Volver

Una vecina de Adrogué llevó el folclore en una travesía por Latinoamérica

Compartir en:

martes 28 de abril del 2020

Se trata de Belén Burunat. Viajó dos años y logró fusionar sus pasiones por la danza, la música y la fotografía. “Sabía que había un mundo afuera que me esperaba para aprender”, reconoció a De Brown. Conocé su historia.

¿Quién no fantaseó alguna vez con viajar por el mundo? Para muchos esto sería simplemente una locura, para otros ir detrás de sus sueños. Este es el caso de Belén Burunat, vecina de Adrogué, profesora de Danzas Folclóricas y fotógrafa. Recorrió parte de Latinoamérica, sumergiéndose en su cultura, persiguiendo festivales y plasmando todas sus experiencias en imágenes.

“Desde chica siempre quise viajar y conocer, no quedarme en un sólo lugar. Sabía que había un mundo afuera que me esperaba para aprender. Por eso, cuando terminé de estudiar, agarré mi mochila, mi guitarra y salí”, contó la docente de 29 años, en diálogo con www.deBrown.com.ar

Su proyecto fue fusionar la danza, la música y las tradiciones de los países que descubrió. La aventura comenzó en enero del 2018 y duró dos años. Tuvo como punto de partida el pueblo jujeño de Humahuaca, lugar donde permaneció por dos meses.

Luego, con su mochila y guitarra al hombro, cruzó a Bolivia. Siguió a Perú, Ecuador, Colombia y México. Pero, antes de pegar la vuelta, fue tanto el encanto que despertaron en ella las tierras colombianas que decidió volver e instalarse por varios meses.

Autogestión para seguir avanzando

Estando en Bolivia los recursos de Belén comenzaron a agotarse. Pensando en cómo haría para mantenerse, se aferró a la guitarra, se perfeccionó y comenzó a cantar. De a poco y tímidamente, se animó a presentarse en bares y espacios públicos. También armó diferentes grupos y bandas de folclore con pueblerinos.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Anhelando iruya desde tulum!! 💜 #anhelandoiruya #perotachingo #musica

Una publicación compartida de Belen Burunat (@belenburunat) el

“La otra forma que utilicé para seguir viajando fue el voluntariado. Es llegar a un lugar, ir a los hostels e intercambiar hospedaje a cambio de trabajar 4 o 5 horas. También hubo momentos que hice comida, peñas, brindé talleres e hice exposiciones de fotografías”, explicó la browniana.

Y agregó: “Participé además de voluntariados ecológicos, hice permacultura, aprendí de medicina ancestral y trabajé mucho con la tierra y las plantas”.

Persiguiendo festivales

La decisión de trasladarse de una ciudad a otra, en muchos casos, estuvo vinculada en conocer y aprender de sus fiestas populares, peñas o encuentros culturales. Fue así como participó de muchas propuestas y capturó con su lente momentos mágicos e inolvidables. Cada una de estas experiencias fueron plasmadas en un diario de viaje llamado "Huellas Latinas".

“En el Inti Raymi en Cusco, Perú, los niños salen a las calles a practicar sus danzas. En Ecuador estuve en la selva amazónica con una comunidad que habla Quichua. Ahí busqué entenderme con gestos y acercarme a los niños que si hablaban castellano. Les enseñé a hacer la tarea y sobre folclore y ellos a mí a tocar la guitarra. También fui al festival de gaitas y tambores de cumbia colombiana en San Jacinto”, detalló citando solo algunas de sus vivencias.

Seguir transitando su viaje, le demostraron a Belén que inevitablemente debía estar siempre alerta en el camino. “Siendo mujer tenés que ser muy fuerte para poder viajar sola y cuidarte. En cada lugar, hay muchas hermanas que nos vamos cuidando, una comunidad hermosa de gente que te va protegiendo”, confió a este medio.

Proyectos y clases virtuales

Ahora, ya otra vez en Adrogué, el nuevo objetivo de la joven es recorrer la Argentina cuando la situación del país se normalice. “Tengo muchas ganas de estudiar el folclore y la danza de cada provincia, haciendo también una recopilación y mostrarla a través de imágenes”.

Asimismo, Belén dicta clases virtuales de folclore. Esta propuesta representa una alternativa para seguir en contacto con sus alumnos y sumar nuevos en tiempos de emergencia sanitaria. “También sigo moviéndome para compartir lo que viví, no para que sea solo en una experiencia personal”, agregó.

¿Más información?

Quienes deseen conocer más sobre su historia, descubrir sus fotografías o participar de las clases online podrán comunicarse con Belén a través de su Página de Facebook o Instagram.

Notas relacionadas

Muro Sur, el grupo de artistas que hizo explotar de color las calles

Glew: un joven creó una web para los comercios barriales

¿Cómo es ser cartero en medio de la pandemia?

El pequeño periodista de Brown entrevistó a la "Chilindrina"

X
error: Atención: ¡El contenido está protegido!