← Volver

Con chapas y cartones, armó una biblioteca para los chicos de su barrio

Compartir en:

jueves 10 de diciembre del 2020

Está ubicada en plena zona rural de Ministro Rivadavia. "Todo lo que iba encontrando cuando salía con el carro, lo traía. Así empecé a levantarla”, admitió su creador a De Brown. 

Roque Presentado tiene 68 años y es vecino de Ministro Rivadavia. Su historia de vida es un ejemplo de superación. Aprendió a leer a los 14 años y  tiempo más tarde decidió que quería darle la misma posibilidad a otros chicos. Fue así que levantó su propia biblioteca en la zona más rural del distrito. Actualmente, cuenta más de cinco mil libros.

 

¿Cómo fue?

En 2012 empezó a materializar su proyecto. De a poco, fue encontrando maderas, chapas y cartones en los recorridos que hacía con su carro. Con esos materiales desechados por la gente, él mismo comenzó a construir este lugar en las afueras de la localidad. El vecino más cercano se encuentra a 200 metros a la redonda.

“La hice con mis manos y mis sueños. Todo lo que iba encontrando en la calle, lo traía. Así empezó, nunca me quedé, siempre avancé para cumplir con mi objetivo”, explicó Roque en diálogo con www.deBrown.com.ar

Fruto de su gran sacrificio, nació la biblioteca popular “El huerto”. El espacio tiene desde cuentos y novelas hasta ejemplares de ciencia e historia. “Nunca me hubiera imaginado tener tantos. Fue gracias a la colaboración de la gente. Fue un sueño loco, porque cree este lugar en el medio de la nada. No fue fácil, pero pude”, admitió.

Y confesó: “Mi ilusión es que los chicos del lugar donde vivo puedan leer un libro, conocer una historia, aprender a escribir. Hay mucha gente grande analfabeta que tiene vergüenza de ir a una escuela. También hay niños en esta condición. Yo no apunto a que asistan de forma masiva, con que venga una sola persona ya gané”.

La biblioteca es humilde y muy precaria. Es que, debido a la falta de recursos, la gran cantidad de ejemplares que le fueron donados aún aguardan pacientes apilados en cajas. “Quiero acomodar todo, pero necesitamos muebles para organizar, no tengo los medios suficientes como para hacerlo”, explicó a este medio. Precisa además chapas, sillas, pintura blanca y celeste, entre otras cosas.

 

Soñar, de eso se trata

En forma paralela, Roque cultiva verdura orgánica que lo alimenta y la vende en la zona. Esa es su forma de vivir desde siempre. “Mi idea es que la gente venga y aprenda a amar a la tierra. Todos deberíamos cuidarla y quererla, porque de ella sacamos nuestros alimentos. Me gustaría enseñarles a los chicos como sembrar, como cosechar”, expresó.

Y agregó: “Hay vecinos que no conocen todo esto. Me ha pasado que desconocían la existencia de algunas verduras. Para mí es una gran alegría poder mostrarles lo que hago y, de alguna manera, educar”.

 

Sobre Roque

Nació en el pueblo entrerriano de Santa Elena, a orillas del río Paraná. En los años 60, sus padres decidieron dejar su tierra natal y probar suerte en Buenos Aires.

“Vengo de una provincia muy pobre. Mis papás no nos podían mandar a la escuela, pero nos dieron lo mejor que podían. Por eso, aprendí a leer a los 14 años y terminé la escuela a los 18. Nunca es tarde para aprender”, aconsejó.

Al mismo tiempo reflexionó: “Al saber leer y escribir me encontré con muchas cosas nuevas, por ejemplo, que tenía derechos. Había otro mundo. Me sorprendí al descubrir los libros, sus historias y cuentos. Me abrió la mente completamente”.

Ya instalado en Buenos Aires, Roque formó su familia. Se casó, tuvo siete hijos y hoy tiene seis nietos. Desde 1988 vive en Ministro Rivadavia. “Siempre le trasmití a todos mis chicos ser solidarios, ayudar a los que más necesitan”, admitió.

 

¿Cómo ayudar?

Quienes quieran colaborar con la biblioteca “El huerto” podrán hacerlo comunicándose al 11 2175-9162

Notas relacionadas

Una browniana lanzó un servicio de remis solo para mujeres

La historia de la browniana que es peluquera de la Armada

Un año que nos dejó aprendizaje, reflexión y crecimiento

Protagonistas/ Floxie, de trabajar en un aeropuerto a viajar por el mundo

X
error: Atención: ¡El contenido está protegido!