← Volver

Es de Adrogué, tiene cuadriplejia y sueña con abrir su taller de sublimado

Compartir en:

martes 6 de octubre del 2020

El proyecto lo gestó junto a dos amigos que también tienen discapacidad. Necesitan los equipos e insumos para comenzar. “Cada uno de los chicos tiene distintas posibilidades, se compensan y organizan”, contó su mamá a De Brown. La ONG Compromiso Ciudadano colabora con la causa. 

Stefano Ditata, tiene 20 años y sufre cuadriplejia. Nació sin ningún tipo de complicaciones, pero a los seis meses una vacuna mal aplicada le ocasionó poliomielitis. A partir de esa negligencia, su vida cambió para siempre. Pese a todas las dificultades y tratamientos, hoy proyecta abrir su propio taller de sublimado.

“Le aplicaron la Sabin y se enfermó. Nunca se pudo hacer una investigación profunda de que pasó, nadie se quiere hacer cargo. Casos como los de mi hijo suceden uno en un millón. Fue un proceso largo y tratamos siempre de salir adelante con ayuda médica”, contó Vanesa, su mamá, en diálogo con www.deBrown.com.ar

La “polio” es una enfermedad incurable que afecta al sistema nervioso y puede llevar a una parálisis total o parcial. “Le comió toda la parte muscular, hubo que hacerle una traqueotomía. No puede caminar, usa sillas de ruedas y tiene más respuesta de un lado que del otro. La parte intelectual no fue afectada”, explicó.

 

¿Cómo nace su proyecto?

El joven estudió en la Escuela Especial N° 508 de Adrogué. Por la mañana, la educación era tradicional como la de cualquier establecimiento, pero a contraturno se dictaban diferentes talleres.

“Nosotros cursamos sublimación con la señorita Laura. Nos enganchamos y arrancamos a trabajar en equipo. Nos interesó mucho el área”, expresó Stefano a este medio.  

En aquel momento, el grupo estaba por egresar. Era el 2018 y comenzaban a transitar una etapa donde las dudas e inquietudes sobre el futuro cobraban fuerza. “Les sugerí crear un espacio en casa para que puedan trabajar de eso que tanto les gustaba. La idea era armar un lugar de contención donde quienes se encontraban en la misma situación de incertidumbre puedan sumarse”, relató su mamá.

Sin embargo, esta propuesta nunca llegó a plasmarse porque no lograron reunir los materiales para dar el primer paso, pero la idea resurgió en el aislamiento. “La pandemia también tuvo su beneficio porque se encontraron en el mismo lugar de cuando egresaron, sin saber qué hacer”, confió.

 

De la idea a la acción

Stefano junto a Ramón Aragón y Maximiliano Lacuadra decidieron lanzarse en la aventura de emprender. Sueñan con iniciar su propio negocio de sublimación. “Es una salida laboral y una forma de independizarnos. Es también cambiar la cabeza de quienes piensan que nosotros, la gente con discapacidad, no podemos tener proyectos ni hacer cosas por nosotros mismos”, admitió el adolescente.

Y agregó: “el día de mañana queremos tener nuestro local, contratar gente y crecer. Tenemos muchas ideas y aspiramos hacer cosas en grande. Si todo nos sale como deseamos va a estar muy bueno”.

El taller funcionaría en Adrogué, más precisamente en la casa donde el browniano vive con sus papás y su hermano Giovanni. Las ventas se concretarían mediante redes sociales. Inicialmente, se lanzarían diseñando remeras y luego con el tiempo ampliarían la gama de productos.

“Ramón está en silla de ruedas, habla y tiene buena habilidad con los brazos. Maxi camina, tiene movilidad. Cada uno tiene distintas posibilidades, se compensan y organizan”, agregó Vanesa.

Pero llevar a la práctica tantas ideas y sueños, implica contar con equipos e insumos indispensables. Para ello, necesitan de la solidaridad de todos para hacer realidad este gran desafío. La ONG Compromiso Ciudadano colabora con la difusión de esta iniciativa y con algunos materiales para que puedan desarrollarlo.

 

¿Qué más precisan?

  • Una sublimadora
  • Una plancha de sublimar de 38x38 de papel teflonado
  • Una impresora sistema continúo
  • Tintas (rojo, amarillo, azul, negro)
  • Térmica y cable grueso para realizar la instalación eléctrica

 

¿Cómo ayudar?

Quienes quieran colaborar con este enorme proyecto inclusivo podrán comunicarse al 4294 - 2695 (casa de la familia).

Notas relacionadas

Tras 25 años de búsqueda, una vecina de Glew halló a su madre

A través de su Instagram, una browniana ayuda a las madres con la lactancia

Abuela guerrera: "Yoli" cumplió 110 años

Enfermeros del Oñativia asisten virtualmente a pacientes de Jujuy

X
error: Atención: ¡El contenido está protegido!