← Volver

Mariana Casas, una de las primeras motociclistas trans del país

miércoles 30 de octubre del 2019

Es oriunda de Adrogué y a sus 60 años empezó a competir. Es abogada y trabaja en el INADI. “Con esto nacés. Desde que tengo corazón que soy quien soy”, expresó a De Brown respecto a su cambio de género. Conocé su historia.

*Imagen: Gustavo Atencio

Mariana Casas es oriunda de Adrogué y saltó a la fama por ser una de las primeras motociclistas trans en competir en el país. Se recibió de abogada y lucha hace más de una década por los derechos del colectivo LGTB.

 

¿Cómo comenzó su historia?

Si bien nació en la ciudad cabecera del distrito, vivió hasta los tres años en Longchamps. Después se mudó a Capital Federal, pero gran parte de su familia sigue viviendo en Brown. Era tradición para ella pasar los fines de semana o las festividades en la localidad browniana.

Pese a que nació hombre, desde chica supo que en realidad era una mujer. Dentro de una sociedad que no la aceptada, pasó un largo tiempo llorando y pensado que estaba enferma.

“Cuando me salí del deber ser, de lo que el mundo espera de vos es complicado desde lo intrafamiliar y extrafamiliar. El mundo es un lugar más fácil para aquellas personas que siguen con el género que tienen en la partida de nacimiento”, contó la abogada en diálogo con www.deBrown.com.ar.

De adulta le llegó el primero de un montón de planteos. Se miró al espejo y se auto preguntó: si gano el loto ¿Qué hago?. -“Me opero y listo”, pensó. Ahí entendió que si todo era un problema económico, en realidad no había nada que le interpusiera vivir como ella deseaba.

“De esto no te das cuenta, sino que nacés. Desde que tengo corazón que soy quien soy, más allá de cuándo lo expresé. No tengo memoria para marcar cuando dije: ‘soy Mariana’”, expresó.

 

Un nuevo comienzo

Empezar a aceptarse cambió por completo su panorama. Retomó la carrera de Derecho en la UBA, que ya había dejado en varias oportunidades. Inició un proceso de hormonación en la década de los 90 y en 2001 se sometió cirugía de resignación de sexo en Chile.

“Tenía un grupo de amigos y amigas que me acompañaban a mi primer día de clase en cada cátedra. Cuando tomaban lista decían casa y yo decía presente. Pero decían que no porque obviamente en la lista figuraba con mi otro nombre. Entonces iba a cada profesor y profesora y le explicaba quién era yo. La verdad que lo entendían. Muy pocas personas me discriminaban", contó a este medio.

 

Privilegiada

Mariana se siente “una en un millón”. Es que la mayor parte de las personas trans son echadas de sus casas en la adolescencia. Tienen un promedio de vida de entre los 35 y 41 años ya que, debido al nivel de discriminación, no pueden acceder a un trabajo, salud ni educación, una realidad que -de a poco- está cambiando.

La historia de ella fue totalmente diferente. Se recibió de abogada en 2002, aunque -fiel a su estilo- retrasó la entrega de su título hasta que pudo hacer su cambio de documento para que figurara en su diploma el nombre con el que se identificaba.

Después eso, se dedicó de lleno a defender el colectivo LGTB. Trabajó más de una década ayudando a aquellas personas que querían realizar su cambio de identidad. Años más tarde llegó a ser asesora legal en el INADI, lugar que continúa ocupando.

“Es un trabajo que me fascina porque una persona que pertenece a un colectivo históricamente vulnerado, discriminado y segregado está trabajando justamente para que se acabe la discriminación”, resaltó.

Su otra pasión

A sus 60 años, decidió demostrar su amor por las motocicletas en la pista. Corrió en septiembre su primera carrera en la Superbike Bonaerense, en la de la división "Moto3 Femenil". Se coronó en segundo puesto.

*Imagen: @Angelgonzalomotos

“En las carreras me hago llamar ‘trastornada’ porque antes en los manuales psiquiátricos a las personas trans nos tildaban de que teníamos un transtorno”, confesó.

Mariana compite a bordo de una moto violeta, símbolo de su lucha feminista, adornada con el logo LGTB. Tras su debut, ya se prepara para su próxima competencia. Sin embargo, en el medio, debió someterse a una cirugía debido a un accidente que sufrió entrenando.

*Imagen: Gustavo Atencio

“Está bueno que, a través del deporte, en este caso del deporte motor, se pueda entender que hay personas trans y que nos gustan y disgustan las mismas cosas que cualquier otra persona”, resaltó. Y agregó: "Yo estoy muy orgullosa de quien soy, disfruto de ser quien soy y peleo y pelearé toda la vida por eso".

 

Por: Julieta Doti

Notas relacionadas

“Corazón de tapita”, un proyecto que promueve la inclusión

Una joven browniana transforma skates en arte

Es de Burzaco, tiene 11 años y con su voz conmovió a Susana Giménez

Tiene 101 años y se presentó a votar

X