← Volver

Tienen 100 y 98 años: su historia de amor atraviesa las últimas siete décadas

Compartir en:

domingo 14 de febrero del 2021

Se trata de Catalina y Lorenzo, vecinos de Longchamps. Se conocieron en 1945 y desde ese momento no se separaron. “Mi viejos son un ejemplo para nosotros de trabajo, humildad, sacrificio”, expresó su hijo a De Brown.

A pocos meses de terminar la Segunda Guerra Mundial, la estación de Temperley se convirtió en testigo del amor de dos brownianos. Pero no cualquiera, una que echaría raíces en Longchamps y lleva más de siete décadas.

Los protagonistas de esta historia son Catalina Ramos y Lorenzo Villavicencio, de 100 y 98 años, respectivamente. Ella de Adrogué y él de Lomas de Zamora. La primera vez que se vieron fue un flechazo.

“Se conocieron en un viaje de tren, en la estación Temperley. Nunca mi mamá viajaba en segunda y ese día sacó a segunda. Mi papá iba aparentemente fumando, a mi mamá le molestaba el humo. Entonces le preguntó si podía apagarlo. Él lo hizo y ahí empezó todo”, contó el hijo mayor de la pareja, en diálogo con www.deBrown.com.ar.

Sin vueltas, un semestre después dieron el "sí". Fue el 18 de septiembre de 1945. Desde ese momento, comenzó su vida formalmente juntos. Mientras él trabajaba en el Correo, ella se ocupaba de los quehaceres de la casa. Tres años más tarde tuvieron a su primer bebé: Eduardo.

Directo a Longchamps

Vivieron en distintos puntos del Conurbano hasta que gracias a un préstamo del banco hipotecario pudieron empezar a planificar el sueño de la casa propia. Pero, ¿dónde establecerse?

“Yo vivía bastante resfriado en Lanús y el médico le recomendó mi papás aire puro. Longchamps era la tierra más alta”, explicó Eduardo. Así, en 1954, aquella localidad se transformó en su primer y actual hogar.

“Hicieron la casa con mucho sacrificio. Fue hermoso crecer acá, es un barrio humilde, su gente”, expresó. Asimismo, resaltó los valores que le inculcaron sus padres quienes colaboraban activamente con entidades como Caritas o el Club Atlético Longchamps.

Festejos

Este 13 de febrero, casualmente 24 horas antes del Día de los Enamorados, la vida encontró a esta pareja festejando una ocasión muy especial. Es que Catalina celebró un siglo de vida. “Cumplió su sueño pienso”, destacó este medio.

Debido a la pandemia, se trató de un evento íntimo donde acudieron solo sus dos hijos, cinco nietos y cuatro bisnietos. Sin embargo, los vecinos también quisieron estar presentes de alguna forma. Fue así que los frentes de las propiedades del barrio se llenaron de globos y guirnaldas.

Asimismo, algunos no se resistieron y se acercaron a saludarla. “Le pusimos dos sillas en el porche, les pedí que no se movieran de ahí porque la cuidamos nueve meses no íbamos a tirar todo el esfuerzo que hicimos por un cumpleaños”, resaltó. Hasta los bomberos pasaron a entregarle un ramo de flores.

Actualmente

Hoy el matrimonio disfruta de una vida tranquila, rodeada del cariño de la gran familia que supieron formaron. “Siempre se llevaron bien. Han tenido sus discusiones, pero nunca delante nuestro. Mi viejos son un ejemplo para mí y mi hermano de trabajo, humildad, sacrificio”, señaló Eduardo.

¿Cómo definir en pocas palabras su historia? “Es un amor verdadero”.

Notas relacionadas

Mármol: tiene 19 años y junta mechones para pacientes oncológicos

Kajuna Burger abre una nueva sucursal y regalará 200 hamburguesas

Una browniana lanzó un servicio de remis solo para mujeres

La historia de la browniana que es peluquera de la Armada

X
error: Atención: ¡El contenido está protegido!