← Volver

Aprendió a hacer macetas por YouTube y lanzó su propio negocio

Compartir en:

sábado 10 de julio del 2021

Se trata de Gustavo Marti, vecino de Adrogué. Recicla materiales para hacer los moldes y se encarga también de las plantas. Conocé cómo construyó su proyecto.

La pandemia le dio a Gustavo Marti el empujón que necesitaba para que se animará a dedicarse a una de sus grandes pasiones: la jardinería. Lanzó junto a su familia “Mataró”, un emprendimiento donde ofrece todo tipo de plantas con macetas hechas por él mismo.

 

¿Cómo comenzó todo?

En marzo del 2020, el vecino de Adrogué dejó de asistir a la cooperativa gráfica donde se desempeña debido al aislamiento social que empezó a regir en todo el país. La falta de trabajo hizo que su esposa e hija le sugirieran aprovechar su tiempo libre para enfocarse en un pasatiempo.

Marti comenzó a ver tutoriales en YouTube para fabricar macetas de cemento, sin imaginarse que más tarde esa habilidad se convertiría en una fuente de ingreso para su hogar. “Siempre me gustaron las plantas, lo herede de mi vieja, que también le encantan”, admitió en diálogo con www.deBrown.com.ar .

El browniano usaba elementos reciclados debido a que el costo de los moldes era muy caro. Así aprendió a emplear botellas, cartones de leche, potes y todo lo que tenía a su alcance para llevar adelante sus creaciones. Además, usa productos naturales y sustentables con el medioambiente para ahuyentar a la plagas de sus artesanías. Las mismas pueden verse en su cuenta de Instagram @mataro.art .

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Mataro Art&Deco (@mataro.art)

Del hobbie al negocio

“Mi hija me propuso que empiece un emprendimiento, y que durara lo que tuviera que durar”, contó. Así fue como con la ayuda de su familia surgió “Mataró”. El nombre proviene de un pueblo de Barcelona de donde son originarios sus antepasados.

Iniciaron primero vendiendo por Internet y más tarde surgió la posibilidad de participar de una feria de Burzaco. Allí arrasaron con las ventas. “Quedamos que mi hija se encarga de las redes, yo estoy en la parte de producción y mi señora es la que hace las relaciones públicas”, explicó sobre el funcionamiento del negocio familiar.

Actualmente, gracias al éxito que tuvo la iniciativa, el vecino de Adrogué pudo incorporar a su stock macetas colgantes y de madera, que son tendencia en el diseño de jardinería e interiores. También otro tipo de plantas más exóticas que ya invadieron su hogar y que él se encarga metódicamente de cuidarlas. “Ocupan todas las paredes de mi casa”, confesó.

Proyectos

Pese a que el corazón de Gustavo está en la jardinería, continúa a la par trabajando en la cooperativa para subsistir. Sin embargo, el sueño de que algún día pueda ocuparse de lleno a su emprendimiento y vivir de ello.

“Mi idea es llegar a jubilarme y tener el cien por ciento de mi tiempo para esto. Hoy en día no podría vivir sólo con lo que me ingresa acá, pero tal vez, más adelante, si las cosas mejoran, podría dedicarme exclusivamente”, concluyó a este medio.

 

Producción: Julieta Dascoli

Notas relacionadas

La historia de la browniana que sobrevivió al terremoto de San Juan

Verónica Barboza, una bombera con historia en el Cuartel de Adrogué

¡Amor patrio!: Se tatuó el monumento a la bandera de Burzaco

Día del Vecino: las historias de tres de las brownianas más longevas

X
error: Atención: ¡El contenido está protegido!