← Volver

Una vecina de Mármol cumplió 103 años

Compartir en:

jueves 21 de noviembre del 2019

Se trata de Cristina Teodolinda Rivero. Celebró rodeada de su familia y amigos. “Se la pasó toda la tarde riéndose y muy contenta”, contó una de sus hijas a De Brown. Conocé los detalles.

Celebrar la vida, de eso se trata y que mejor motivo que cumplir 103 años. Este es el caso de Cristina Teodolinda Rivero, una vecina de José Mármol. Rodeada de sus seres queridos y de rica comida, el domingo pasado festejó su historia al ritmo del folclore.

“Decidimos hacerlo ahí para su comodidad y tranquilidad. Se la pasó toda la tarde riéndose y muy contenta. Con la guitarra le cantaron 'Luna Tucumana' y estaba feliz. Fue todo hermoso. Para nosotros es un orgullo tenerla, la adoro y la disfruto”, contó Olga, una de hijas menores, en diálogo con www.deBrown.com.ar

 

¿Cómo es la vida de Cristina?

Nació el 17 de noviembre de 1916, durante la presidencia de Hipólito Yrigoyen, en el pueblo tucumano de Río Seco. Su vida fue de trabajo y mucho sacrificio: se dedicó a limpiar indumentaria, cortó cañas de azúcar y hasta realizó coronas fúnebres con flores artesanales de papel que luego vendía en fechas especiales en el cementerio local.

“Mi mamá trabajo toda la vida y muchísimo. Por ejemplo, los parques de diversiones o circos que iban al pueblo le llevaban la ropa para lavar porque sabían que ella lo hacía. Planchaba con plancha de carbón, a veces con ramitas calentaba para que funcione. Siempre ayudó a la par a mi papá”, recordó su hija orgullosa.

Tuvo 14 hijos, seis de ellos lamentablemente fallecieron. La mayor, que hoy tiene la dicha de seguir disfrutándola, tiene 82 años; la menor cumplió 58. También la vida le regaló 48 nietos, 87 bisnietos y 32 tataranietos.

 

Crear nuevos horizontes

Con sus hijos ya grandes, la familia decidió seguir forjando su destino y probar suerte en la enorme Buenos Aires, más precisamente en José Mármol. Allí residen desde hace más de medio siglo.

“Mi mamá vino hace 52 años y toda la vida vivió acá. En Tucumán la situación era muy dura, no había progreso. Mi hermano y ya nos habíamos venido con una tía, había otros hermanos que también estaban. Trabajamos, ahorramos y le compramos un terrenito, para que pudiera venirse con mis hermanos más chicos”, sostuvo nostálgica.

Con su familia armada e instalada en Almirante Brown, se casó con su único y gran amor: Segundo Camilo Medina, un hombre doce años mayor. “Desde los 16 años están juntos, toda la vida. Se conocieron en su pueblo. Mi papá falleció cuando tenía 84 años”, detalló Olga a este medio.  

 

Una de las personas más longevas de Brown

Según relata su hija, Cristina es una persona que se caracteriza por su fortaleza y ser dueña de una salud envidiable. Nunca fue operada ni tampoco estuvo internada. “Ella anda se maneja con el andador, pero está muy bien. Es muy sana pese a toda su vida a base de sacrificio”, aseguró Olga.

Notas relacionadas

Adrogué: un museo mantiene vivo el recuerdo de los Tres Chiflados

¡Se palpita Miss Universo!: una browniana competirá por la corona

Es de Adrogué y descubre fósiles de dinosaurios en Chubut

Con apenas 5 años, protagonizó una película y filmó para Disney

X