← Volver

Es de Glew y la rompe en redes con sus innovadores aros

Compartir en:

martes 25 de agosto del 2020

Se diferencia por sus diseños artesanales y realistas. Sus formas van desde una pava con su mate hasta una porción de pizza o una empanada. “Son todos únicos. Eso es lo especial”, reconoció a De Brown.

Sabrina Curcio tiene 21 y hace poco menos de un año lanzó su emprendimiento “Yo.aquelarre”. Desde su casa de Glew, fabrica aros cuyas peculiares formas sorprenden a los usuarios de las redes sociales.

Los diseños de los accesorios van desde alimentos- como empanadas, verduras y snacks- hasta un mate o un vaso de cerveza. Fue así como la originalidad de sus productos la posicionaron en el mercado y le permitieron diferenciarse del resto.

“Desde chica me gustaron lo juguetes de este tipo, bien chiquitos para poder entretenerme en mi mundo. A medida que fui creciendo, el interés siguió ahí. Hasta que un día me surgieron ganas de tener aros de ese tipo, pero no los encontraba o ninguno me convencía”, explicó la joven en diálogo con www.deBrown.com.ar

¿Cómo comenzó?

Sabrina es estudiante avanzada de la Escuela de Artes Visuales de Lomas de Zamora. Gracias a las herramientas que fue adquiriendo durante sus años de cursada, decidió avanzar en este proyecto. Fue muy importante para ello el acompañamiento y apoyo que recibió de su amigo Martín y su pareja Lionel.

“Cuando me interiorice sobre este tipo de artesanías, encontré una moda que está fundada en Asia, centrada en su cultura y tradiciones. Conocer todo ese mundo me fascinó y me imaginé creando un mate de un tamaño muy pequeño. Fue así que empecé, quería hacer algo que me llene”, contó a este medio. 

Un arte minucioso y cargado de amor

Cada creación lleva tres días de trabajo. Primero, las ideas se moldean en porcelana fría utilizando diferentes herramientas y elementos. “Tengo tres estecas que son mis favoritas, pero después uso cosas que voy encontrando, eso es parte del mundo artesanal. Quizás veo un palito y pienso que me puede servir para alguna cosa”, explicó.

Luego llega el momento de pintar y barnizar cada pieza. “Entre cada uno de los pasos, hay que respetar el tiempo de secado que incluye, en la mayoría de los casos, hasta un día completo”, reveló la artista browniana.

En cuarentena

Como a tantos otros argentinos, el aislamiento social también provocó que el trabajo diario de Sabrina deba adaptarse a la nueva realidad que le presentó la pandemia.

“Tuve mi crisis con esto porque estaba acostumbrada a moverme, entregar e incluso comprar yo el material. Ahora, me encontré con que a Glew no llegan las grandes marcas para conseguir los productos más económicos. Encima el acero quirúrgico está escaseando, es muy difícil encontrarlo. Son muchas horas de logística”, admitió.

Pese a todos los inconvenientes que fueron surgiendo, sus ventas aumentaron gracias a que mucha gente la descubrió y comenzó a seguirla. “El amor que me llega es un montón. Muchos me dicen que les encanta mi arte y para mí eso es muy complejo, pero hermoso”, reconoció.

Si de gustos se trata…

Entre una variedad enorme de diseños, Sabrina opta por una de las creaciones más arraigadas a nuestra tierra: la pava y el mate. El público, en cambio, se inclinó mucho por las empanadas y los limones. Sin embargo, reconoce que los pedidos suelen variar mucho. Ahora, cobraron protagonismo sus piezas con forma de morrones.

“Son etapas. Las ventas y gustos van cambiando. Lo bueno es que nunca vas a tener un aro igual al otro. Son todos únicos, diferentes. Eso es lo especial”, aseguró la vecina de Glew.

Más sueños

En diciembre, la joven proyecta lanzar la primera tienda online de su marca. “El próximo paso es poder lograr maximizar la producción. En este nuevo espacio, va a estar todo más organizado y voy a subir stock. Estoy muy contenta”, adelantó. Podés ver todos sus productos haciendo clic aquí.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de -yo.aquelarre- (@_yo.aquelarre_) el

 

Notas relacionadas

La historia de la browniana que es peluquera de la Armada

Un año que nos dejó aprendizaje, reflexión y crecimiento

Protagonistas/ Floxie, de trabajar en un aeropuerto a viajar por el mundo

Con Papá Noel, una maestra visitó los hogares de sus alumnos

X
error: Atención: ¡El contenido está protegido!